A veces vemos a nuestra pareja totalmente alejada, fría, indiferente o cerrada. Eso nos hace pensar que no le importamos nosotros o la relación. Que simplemente se cansó. Pero tal vez no es así…

Según una de las teorías más exitosas, investigadas y validadas la psicología de parejas (Terapia focalizada en emociones) el patrón o ciclo negativo más común en las relaciones es el llamado: “Perseguidor-Replegador”.: Quiere decir: Alguien persigue con ira y alguien se repliega con indiferencia o alejamiento. Y mientras más uno se cierra, más se enfurece el otro. Como verás es un ciclo vicioso, un patrón que desconecta.

A mi me gusta mucho usar una imagen visual para explicarlo:  el “Muro y el Martillo”, creo haberlo escuchado de mi entrenador y supervisor Ali Barbosa, experto en terapia.

Aquí te va la imagen que hice:

 

La persona que está dentro del muro necesita calmarse solo y se aleja. (En psicología se le llama replegador) Mientras el que está afuera necesita con todas sus fuerzas acercarse y conectarse. (En psicología se le llama perseguidor)

Es un ciclo engañoso

Según el psicólogo Scott Wooley: “Pareciera que la persona que se aleja está siendo indiferente. Después de un conflicto, desacuerdo o traición menor, el “replegador” se aleja, se cierra o se va, dejando a su pareja sintiéndose sola y abandonada, poco amada o poco atendida. 

Pero la verdad es que la mayor parte del tiempo al “replegador” sí le importa y mucho. Típicamente los replegadores o evitadores se alejan porque no quieren que la situación sea peor. No creen que puedan resolver nada hablando. Quieren proteger la relación alejándose.

En cuanto al perseguidor, normalmente después de percibir una desconexión, su tendencia es la de activarse de alguna manera. En vez de ignorar sus deseos o necesidades como lo suelen hacer los replegadores, ellos persiguen a su pareja para solucionar lo que necesitan. Quieren hablarlo, examinar sus emociones, entender las emociones de su pareja. 

Si hablarlo no funciona, la pareja perseguidora puede volverse crítica, juiciosa o imponente porque le duele tanto experimentar el alejamiento. Debido a esto suele protestar acerca de la sensación de soledad y el abandono. Piensa: si empujo lo suficiente, tal vez podamos reconectarnos”. 

Aclaración: los papeles de “replegador” y “evitador” no necesariamente tienen que ver con un género en específico.

Reflexión:

¿En una relación de pareja, tú te pareces más a un replegador o a un evitador? ¿Eres de los que construye un muro o el que utiliza el martillo?

 

Video: explicando la analogía del martillo y el muro

Como una explicación de este ciclo he preparado un video para ti. En él hablo un poco más de la psicología detrás de cada una de las posiciones y cómo se da la típica interacción.

¡Espero te sirva!

¿Quieres obtener mi apoyo personalizado? Ingresa a esta página para obtener acceso a mi agenda y PROGRAMA tu cita online.  Trabajo con personas de todo el mundo vía Skype y con individuos y parejas de forma presencial en Guatemala.

¿Te sirvió este post?

Si es así también te puede interesar:

¡Mi pareja es muy fría y distante!

¿El apego es bueno o malo?

Apego emocional: Formas de crear un refugio seguro

Lo que parece indiferencia o capricho no siempre lo es…
¿Te gustó? Comparte el contenido en:Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *