¿Se puede predecir el divorcio? El doctor Gottman, psicólogo y matemático que ha estudiado las relaciones durante más de 30 años dice que Sí. Él ha encontrado por medio de la investigación, que hay diferentes elementos que predicen un divorcio o separación.

1

Ahora bien, me parece que la predicción de la  que habla no tiene que ver con adivinar el futuro y tampoco quiere decir que una vez predicho ya no se puede dar marcha atrás. Sin embargo en los estudios que se han hecho, el doctor Gottman ha entrevistado a numerosas parejas y según los indicadores que observa,  da una predicción de divorcio en un futuro cercano. Las predicciones que él ha hecho se han cumplido entre un 83 a 94% de los casos (dependiendo el estudio).   Se han realizado al menos 7 estudios científicos y en cada uno de ellos han estudiado distintos factores. Este es el link para ver cada uno de los estudios, (se necesita comprar los PDF), sin embargo, habiendo estudiado con el Instituto Gottman y leído gran parte de su material les puedo compartir varios hechos encontrados por medio de este blog. Otros recursos que pueden consultar son los videos y los libros de Gottman y sus asociados.

En este caso te quiero presentar los 4 patrones negativos que predicen un divorcio (Según Gottman) también los encontrarás por el nombre de “Los cuatro jinetes del apocalipsis”. Estos son:

LOS 4 JINETES DEL APOCALIPSIS

 

  1. La Crítica. 

2

La actitud crítica es el jinete más común en muchas parejas, tanto que a veces ya ni se detecta.

Cuando criticamos, en vez de describir un problema, describimos a nuestra pareja como El Problema, o le señalamos directamente una falla o defecto en su personalidad.

La crítica casi nunca nos lleva a donde queremos ir.

Dime cuál crees que es el diálogo más probable:

Diálogo # 1: 

– “Tu problema es que siempre que puedes te vas, no tenes el valor de acercarte a mí y decirme las cosas. Sé que cuando hay momentos difíciles, nunca puedo contar contigo. Es como vivir con un maniquí. ¿¡Que es lo que te pasa?!”

– “Tu estás en lo cierto, es mi problema. No sé lo que me pasa, tal vez tengo un defecto.”

Diálogo # 2. 

– “Tu problema es que siempre que puedes te vas, no tenes el valor de acercarte a mí y decirme las cosas. Sé que cuando hay momentos difíciles, nunca puedo contar contigo.Es como vivir con un maniquí. ¿Que es lo que te pasa?”

– “¿Y por qué me voy? Porque cuando intento dialogar contigo, nunca se puede. Por eso me voy”

Si crees que el diálogo # 2 es más probable, ¡yo también!. Cuando utilizamos la crítica para comunicar una queja, lo más probable es que nuestra pareja no la pueda escuchar. Hay algo en nosotros los seres humanos, que nos hace cerrar nuestros oídos y corazón cada vez que sentimos que estamos siendo no aceptados, nos sentimos atacados y utilizamos muchas veces una actitud defensiva: “Pues tu tampoco eres perfecto” o “Pobre de mí, soy víctima” que es otra forma de defenderse. La crítica envía un mensaje claro: eres defectuoso. A nadie le gusta escucharlo y muy pocos responden positivamente ante esto. Cuando utilizamos este jinete, estamos dando pie a que el conflicto escale y se agrave.

2.  El desprecio. 

1

El desprecio es el mayor indicador de divorcio. Es parecido a la crítica, sin embargo tiene un agravante: incluye un sentimiento de superioridad.

Cuando despreciamos a alguien, le intentamos hacer sentir (consciente o inconscientemente) que son inferiores, les humillamos, les faltamos el respeto.

El Dr. Gottman llama desprecio:  “El Ácido Sulfúrico para el amor”. 

 

 

Ejemplos de desprecio:

-Burlarse.

-Remedar.

Gesticulaciones faciales de desprecio.

-Insultos.

-Ironía (aunque no siempre contiene desprecio, puede ser una de las formas en donde se enmascara)

-Cualquier frase que denote superioridad.

3. La actitud defensiva.  

3

Muchas veces unida a la crítica. Esta actitud nace de un intento de protegerse a uno mismo, defender la inocencia, para evitar lo que se percibe como un ataque. A veces la conducta defensiva se hace en forma de contra ataque o de lamentos (como una víctima inocente).

El problema con la actitud defensiva es que no nos hacemos responsables nuestra parte del problema.

Queja: “Miras mucho tiempo la televisión en casa, siento que no tenemos espacio para platicar”

Actitud defensiva: “Si, cuando llego a la casa, después de todo el día de trabajar, miro la tele un rato. ¿Acaso no tengo permiso para ver la televisión? Tú también la miras.”

Actitud defensiva: “Bueno, como ya no te gusta que mire la tele, cuando llegue me quedaré sentado en la sala, de ahora en adelante solo voy a hacer lo que tu quieras, como yo no tengo opinión…”

Actitud no defensiva: “Ok, Entiendo. Tiene algo de sentido lo que me dices. Hablemos de eso, porque cuando llego me gusta ver tele para relajarme, ahora veo que crea problemas ¿Que hacemos?

4. La actitud evasiva. 

Esta actitud se  man4ifiesta cuando la persona se desconecta de la conversación aun estando en el mismo espacio físico. Básicamente significa que el receptor no da señales de que está escuchando lo que su compañero está diciendo, por ejemplo, cuando uno está hablando el otro está mirando al otro lado, sin mantener un contacto visual con su pareja, o está cruzado de brazos.

Normalmente cuando se da la actitud evasiva, la persona está alterada fisiológicamente. Su corazón va a más de 100 latidos por minuto pero se queda callada o se va debido a que no quiere empeorar la pelea.  El problema con la actitud evasiva es que no da resultados y normalmente hace que el conflicto se agrave y escale. Es un patrón destructivo.

Todas las parejas suelen manifestar de vez en cuando alguno de los jinetes pero saben cómo reparar lo que han dicho. Sin embargo cuando una pareja está en problemas, entran en un patrón negativo del que puede ser difícil salir, por ejemplo: critica constante vs actitud defensiva, o crítica constante vs actitud evasiva.

Lo primero que debemos hacer es ser conscientes de que estamos utilizando alguno de estos jinetes, el segundo paso es utilizar los antídotos contra cada jinete.

En vez de crítica: Un planteamiento suave.

Por ejemplo: “Yo me siento alejada de ti, me gustaría que pasáramos más tiempo juntos”.

En vez de la conducta defensiva: Aceptar responsabilidad. 

Por ejemplo: “Entiendo tu punto, yo he contribuido al problema”

En vez del desprecio: crear una cultura de admiración y respeto. Hablar de nuestros propios sentimientos. 

Por ejemplo: “Siento que no estoy siendo tomado en cuenta en esta decisión, eso me da inseguridad”

En vez de la actitud evasiva: Relajarnos. 

Por ejemplo: “Me estoy sintiendo muy tenso. Tomémonos 20 minutos y volvemos a hablar, ¿te parece bien?

Sé que no es fácil reconocer los jinetes y cambiarlos pero sí se puede.

Casoreal

Hace un tiempo me encontraba hablando con una persona, y me dí cuenta que lo que le estaba diciendo que me molestaba era en realidad una crítica, utilicé la palabra “es que tú siempre…” Cuando me di cuenta, la conversación ya había terminado. No pude reparar. Más adelante pude volver a hablarle y escogí bien las palabras, logré manifestar una queja en términos objetivos, utilizando mis sentimientos y mostrando claramente que no era LA persona lo que estaba mal, si no algunos comportamientos. Es mucho más fácil hacerlo si uno tiene en mente lo que quiere comunicar.

Recuerda,

En vez de crítica => planteamiento suave

En vez de actitud defensiva => asumir responsabilidad

En vez de desprecio => admiración y respeto. Hablar sobre nuestros propios sentimientos.

En vez de actitud evasiva => relajación

AcciónCuando escuches una queja o la presentes tú mismo, mantente presente observando cuáles son los jinetes que aparecen. Haz tu mejor esfuerzo por utilizar el antídoto, si no lo logras en el momento, utilízalo lo antes posible. ¡No lo dejes pasar!

Cuatro patrones negativos que predicen el divorcio y sus antídotos
¿Te gustó? Comparte el contenido en:Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *