Hace tiempo escribí un post llamado “¿las personas infieles pueden cambiar?” . El objetivo del escrito era doble: 1) dar esperanza a todos aquellos que hayan vivido o sufrido una infidelidad que sí se puede cambiar. 2) Mostrar un panorama de cuáles han de ser los ajustes necesarios para que se de Realmente una transformación, no simplemente una falsa promesa.

Hace unos días recibí un correo muy interesante sobre cómo alguien que ha sido infiel pudo cambiar desde dentro hacia fuera.  Aunque no siguió con su pareja, algo en él cambió permanentemente. Le pregunté si podría compartir su escrito con todos ustedes y le hice varias preguntas extra para ampliar su información.

Aqui va su email:

 

Preguntas de seguimiento:

Decidí que podría ser muy importante entender cómo se dan este tipo de cambios de dentro hacia fuera. Gracias por responder a mis preguntas y compartir su historia. Estas son sus respuestas sin editar, aunque las frases negritas las resalté yo.

_____________________

1. ¿Qué sientes que ha cambiado en ti, después del evento de infidelidad?  

Siento que soy diferente en muchos aspectos. Antes era una persona egoísta, prejuiciosa y miraba mucho por lo mío. Tras ver el tremendo daño que he causado a una persona que me amaba, he tomado todas las medidas posibles, tanto terapéuticas como personales, para ser mejor. No digo que sea perfecto, peor intento ayudar a mis allegados en todo lo posible, ser más responsable por eventos de mi día a día y ser más abierto de mente, queriendo probar cosas nuevas y lanzándome a nuevas experiencias.

 

2. Las personas que logran cambiar después de una infidelidad suelen hacer un cambio desde dentro hacia afuera. No se imaginarían en ningún momento volver a repetir este comportamiento, aunque nunca nadie más se enterara o aunque tuvieran la oportunidad de oro. ¿Crees que eso ha pasado en ti? Si es así, ¿Qué lo ha movido ese cambio interno? 

Efectivamente. En estas situaciones, solo cabe un cambio de dentro, y un cambio pensado, convencido y con tiempo. Un cambio de un día para otro, solo es un espejismo. Tal como usted dice Natalia, a día de hoy no volvería a repetir ese comportamiento, ni aunque tuviese a la persona perfecta en la situación más idónea. Primero, por una mera cuestión de respeto a la pareja. Y por supuesto, respeto a uno mismo. Además, es una acción que no lleva a nada, genera intranquilidad y ya nada es lo mismo.  Pierdes todo por nada.

Lo que me ha movido a este cambio interno, además de no querer vivir de nuevo el infierno que he pasado, es ver la oportunidad de ser mejor de lo que era. Es un cambio que produce mucha satisfacción, ya que ves muchas cosas de otra manera, y das importancia a lo realmente importante. Maduras, al fin y al cabo, y te llenas de seguridad. Al final, el sexo por el sexo no llena lo más mínimo.

 

3. ¿Crees que es injusto decir “las personas infieles no cambian” y cuáles han sido los efectos de este mito en tu recuperación?

Por supuesto que es injusto. El ser humano es capaz de todo, y cambiar es una de esas posibilidades.  Pero el cambio ha de hacerse convencido, desde dentro, buscando ayuda (no ya profesional, pero si documentarse, leer mucho y apoyarse en profesionales que sí creen en este cambio) y siendo responsable. Además, si uno logra cambiar esa dinámica del engaño, no solo no es infiel más. Cambia su escala de valores y hasta la forma de afrontar los problemas, ganando en valentía y responsabilidad. Son cambios a mejor que las personas notan. 

Los efectos de este mito han sido un gran desánimo ante la falta total de confianza. Entiendo perfectamente que recuperar la confianza es muy difícil, pero un cambio a esta escala es palpable,, solo hace falta una oportunidad para demostrarlo. Al final, las personas nos rodeamos de gente que nos dice “olvídalo/la, no va a cambiar, es ya mayor para hacerlo, mira lo que te hizo…” Eso son todo creencias erróneas. Si no pudiésemos cambiar, qué triste sería el mundo.

 

4. ¿Cómo has logrado tomar responsabilidad, reflexionar sobre lo que pasó y seguir adelante? Sabiendo que hay muchas personas que se les dificulta aceptar responsabilidad o explorar qué pudieron haber hecho distinto.  

Lo primero que hice cuando todo se acabó, fue plantarme frente al espejo y preguntarme por qué había actuado así. Efectivamente, no había una respuesta convincente. ¿Había merecido la pena perder todo por un buen rato? Absolutamente no. Por supuesto, me responsabilicé. Hay muchos que simplemente siguen adelante, no toman conciencia y vuelven a hacerlo. No fue mi caso, pues no solo quería no repetir mis acciones, sino aprender de mis errores y ser mejor a muchas otras escalas, dentro de mis posibilidades.

Una vez tomé la decisión, cambié ciertos hábitos de mi vida que me llevaban a la toxicidad, y los cambié por otros que mejoraron mi responsabilidad y mi autoestima (la cual sigo trabajando). A día de hoy, cumplir con esos hábitos nuevos es mi manera de seguir adelante. Repito, no soy perfecto, solo quiero ser mi mejor versión. Ya no por mi ex pareja o lo que piense de mi , si no por mi y por los que me rodean.

 

5. ¿Qué mensaje le darías a aquellas personas que acaban de cometer una traición?

Lo primero de todo, que confiesen. Sean honestos con su amada, no la dejen en el engaño. Seguidamente, asuman sus consecuencias, dejen que se desahogue y busquen el porqué se han visto en esa decisión. 

Sean testigos de sus actos, tomen conciencia y responsabilícense. Más allá de que su pareja siga o no con ustedes, tienen ante sí una oportunidad de oro para ser mejores.

Si su pareja decide darles una oportunidad, cólmenla de agradecimientos no solo con regalos y flores, con pruebas. Vayan a terapia, hagan cosas nuevas, quiéranse. Todo tiene solución. 

Si por el contrario, les abandona, no la culpen. Cúlpense, pero no para fustigarse si no para aprender. Siendo serios, tampoco “han matado a nadie”, y de todo se puede aprender. Cambien a mejor, por ustedes, por su familia y sus conocidos.

 

6. ¿Qué mensaje le darías a aquellas personas que acaban de sufrir una traición de parte de su pareja? 

Ante todo, calma. Es un shock, pero déjenle hablar. Escuche sus explicaciones y consideren si sus lágrimas son sinceras. Y si no las hay, simplemente, hay gente a la que le cuesta sacar lo que lleva dentro.

Entonces valoren su vida con esa persona, valoren como es en TODOS los aspectos de su vida, valoren todo. No lo tiren por un error, que todos los cometemos.

Pregúntenle como es seguro que la situación no se repetirá, y ayúdenlo también. Usted es una víctima pero eso no le hace castigador/a.

Y sobre todo, lave sus trapos en casa. A nadie, ni a su familia, le es importante su cama. Si, hablen con algún buen amigo, a poder ser, que no sea en común con su pareja. Pídanle valoración, pero por puro deshaogo. Su decisión, al final es suya, y solo debería basarse en lo que su pareja le transmite. Toda persona ajena a ese núcleo de dos, NO SABE nada respecto de su relación.

Y no lo olvide, la gente puede cambiar. Vaya, si puede.

 ______________________
Elementos en común de los cambios reales
Yo he visto este tipo de cambios en muchas personas, tanto que siguen con sus parejas o que no.  Parece que los elementos en común son: el tomarse en serio el evento, asumir responsabilidad, ser paciente, no comportarse defensivamente, no evitar el sufrimiento mas bien usarlo como motivación para no volver a estar en esa situación, estar abierto cambio y al desarrollo personal, utilizar eventos como estos para el aprendizaje, no caer en la culpa destructiva, perdonarse y seguir adelante.
Todos podemos tener este tipo de eventos que nos “despiertan”
Por cierto, no sólo este tipo de eventos nos ayudan a madurar y a ser mejores, hay muchos otros: pérdida de empleo, adicciones como alcoholismo o drogadicción, pérdida de un ser querido, pérdida de una relación importante, “fracaso” de un proyecto o “fracaso” laboral.
Reflexión:

¿Qué eventos en tú vida te han obligado a madurar?

¿Qué crisis o situaciones difíciles te han impulsado a ser la mejor versión de ti mismo?

¿Habrá algún sufrimiento actual que puedes aprovechar para transformarlo en tu fortaleza?

¡Si se puede dejar de ser infiel! respuesta de un lector a mi post
¿Te gustó? Comparte el contenido en:Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *