Esta una pregunta que nos hacemos muy seguido,  cuando acabamos de terminar una relación… ¿Cómo olvidar a mi ex?

El estado en que estamos después de terminar una relación es doloroso: levantarnos por la madrugada con angustia o tristeza, llorar sin parar, tener mucha ansiedad, sentir un vacío en el pecho, no poder concentrarnos en casi nada.

No hay que tomar a la ligera el dolor emocional…

DOLOR FÍSICO = DOLOR EMOCIONAL

Varios estudios ha encontrado que el dolor emocional que uno siente, es muy parecido al dolor físico, en cuanto se registra en el cerebro. 

Es por eso que el término es tan acertado cuando uno dice: “Me duele mucho”. DE VERDAD DUELE

¿SE PUEDE OLVIDAR? 

Tiene todo el sentido que queramos olvidar al ex, porque estamos sufriendo muchísimo. En ese momento quisiéramos inducirnos una “amnesia de relación” …

Hay sólo un problema: todos sabemos que voluntariamente no se puede olvidar las cosas. No podemos desvanecer el recuerdo, como Jim Carrey en la película “El eterno resplandor de una mente sin recuerdos”. 

 

Ojalá pudiéramos realmente borrar algunos recuerdos traumáticos, sin embargo no todo el mundo quisiera borrar las memorias positivas, de amor y alegría.

 

 

ASI QUE, EN VEZ DE OLVIDAR, NOS VAMOS A CENTRAR EN CÓMO LIDIAR CON LA RUPTURA AMOROSA…

TIEMPO:

Por supuesto, es un factor que no podemos controlar y sin embargo el tiempo en sí ayuda a salir adelante. Por otro lado,  sólo el tiempo tal vez no sea suficiente.

No mucho más que decir en este punto.

¿Que más necesitamos?…

AUTO-CUIDADO:

Muchas veces, las rupturas nos llevan a obsesionarnos y a volcarnos en los últimos movimientos de nuestro ex: monitoreamos los estados de Facebook, Whatsapp, Instagram etc de nuestro/a ex. También nos hacen pensar una y otra vez acerca de las circunstancias de la ruptura, las últimas palabras dichas, etc. Y aunque es entendible, hemos de poder re dirigir nuestra energía en nosotros, en nuestro auto-cuidado.

Nuestro auto-cuidado necesita:

  • Sentir nuestras emociones en vez de reprimirlas. Por ejemplo, la tristeza es natural: lloremos, sintamos, desahoguemos. El enfado también puede ser natural: nos ayuda a poner límites y protegernos. Acostumbrémonos en sentir las emociones en nuestro cuerpo, solamente respirando mientras las observamos, sin totalmente identificarnos con ellas: son producto de un proceso natural de nuestro cuerpo, de nuestro duelo, pero no son todo lo que somos.
  • Limitar el uso del teléfono o las redes sociales con el objetivo de “espiar” o “recordar” a nuestro ex. Para esto pueden servir las distracciones sanas.  Y al mismo tiempo, dejar de criticarnos por ver el teléfono o las redes sociales todo el día. Necesitamos una actitud compasiva con lo que estamos pasando. Voy a hablar sobre esto en “dejar de obsesionarnos” mas adelante.
  • No contactar a nuestro ex, si eso nos hace más daño.  Solemos sufrir más cuando contactamos de nuevo, así que probablemente necesitemos un tiempo a solas.  Incluso, nos puede servir el “contacto cero”. Sin embargo, también dejemos de criticarnos o avergonzarnos si no nos hemos podido resistir y buscamos contacto.  Somos sólo humanos. Una actitud de crítica sólo aumenta el sufrimiento.
  • Comer saludable (a parte del típico galón de helado, mientras vemos películas románticas :p), hacer ejercicio, dormir bien (aunque no tenemos mucho control sobre cómo dormimos, sí tenemos control sobre la hora de dormir, el evitar los desvelos intencionados, etc.)
Rory en Gilmore Girls, lista para el duelo de su primera ruptura
  • Acudir con un buen amigo, psicólogo o coach si necesitamos apoyo. Especialmente si la ruptura ha despertado heridas pasadas o si nos sentimos realmente deprimidos durante varias semanas.
  • Mantener accesible la esperanza. Saber que aunque nos veamos en medio de un torbellino, hemos pasado otras tormentas.
  • No nos presionemos para “seguir adelante ya”, sólo vivamos cada día estando presentes en nuestro cuerpo, con una actitud compasiva y amorosa.
  • Esta bien querer regresar. No es prohibido. Eso no quiere decir que hemos de paralizar nuestra vida. Podemos seguir adelante, superar la ruptura y aún así, estar abierto/a a volver sólo si se dan las condiciones correctas. 
BAJAR LA CULPA Y LA ANSIEDAD: 
  • Muchas personas, después de una ruptura, sienten fuertemente que han tenido “fracaso” amoroso o que han sido rechazados como personas y eso les despierta culpa, vergüenza y ansiedad. 
  • La vergüenza  y la culpa nos hace escondernos, alejarnos o atacarnos a nosotros mismos. Por ejemplo, podemos evadirnos durmiendo todo el día, viendo maratones de Netflix o no respondiendo llamadas. Tal vez incluso queramos evadir la vergüenza o culpa tomando alcohol, saliendo de noche, comprando compulsivamente. Los ataques hacia uno mismo pueden incluir crítica constante, incluso cortes en la piel o comportamientos suicidas.
  • También podemos llegar a atacar a los otros, con una actitud defensiva, irritable, criticando a los demás o por supuesto al/a ex.
  • La investigadora y autora Brené Brown describe la vergüenza como “El sentimiento o experiencia intensamente dolorosa de creer que somos defectuosos y por lo tanto  indignos de amor o pertenencia”. Y también explica que “mientras menos hablemos sobre la vergüenza, más poder va  a tener en nuestras vidas”, y “Si cultivamos suficiente consciencia acerca de la vergüenza para nombrarla y hablar sobre ella, básicamente la suavizamos”.
  • Para superar la vergüenza, hemos de saber que ahí está y poder compartir nuestras experiencias con personas en las que confiamos y que nos aman de todas maneras. Su empatía y compasión podrá hacernos sentir que somos parte de la humanidad, que nuestros defectos no son únicos. Que no estamos solos.
  • También hemos de poder separar lo que nos pasó (terminé con mi pareja) de lo que soy (soy yo, soy algo mas grande que mis relaciones, que mis aciertos o mis fracasos)
  • Para lidiar con la culpa, podemos cambiar el chip y pensar sobre responsabilidad en vez de culpa. Si estas culpándote de lo que pasó, te puede ayudar este tipo de pensamientos: “Yo fui responsable de mi parte y mi pareja fue responsable de la suya”o “Ambos contribuimos al estado de nuestra relación” o “cada uno tiene su verdad, sus razones” o “Todos cometemos errores, todos somos humanos”.

LIDIANDO CON LA ANSIEDAD 

Esa sensación de intranquilidad, tensión, falta de concentración, nerviosismo y confusión constante es muy molesto y doloroso. Nos puede incluso afectar en el corporalmente: comer demasiado o casi no comer. Dolor de cabeza, dolor de estómago, dolores musculares. Despertarnos en la mitad de la noche.

Yo recuerdo que, en una etapa de mi vida que estaba demasiada ansiosa, terminé con una úlcera en mi estómago y … ¡nunca antes había tenido gastritis!. Una vez se fue lo que me ponía ansiosa la úlcera desapareció rápidamente.

Cómo manejar con la ansiedad:

Una manera de restaurar la calma repitiendo las siguientes afirmaciones mientras respiramos hondo:

(Siéntete libre de modificarlas cuando quieras)

  • No estoy loco/a. Esto no me hace co-dependiente. Mi ansiedad es el resultado natural de la química cerebral que resulta en una pérdida. Esto es temporal. 
  • Sólo porque él o ella haya terminado conmigo, no significa que lo que tuvimos no fue real.
  • Puedo tomarme un tiempo indefinido para pasar por este duelo. El tiempo de cada uno es subjetivo y personal.
  • La actitud de mi ex pareja (la forma en cómo me trató o cómo me habló), refleja el estado mental de él o ella, en ese momento. No mi valor.
  • Yo puedo aprender de esta experiencia. Esto sumará a mi sabiduría interna.
  • Aunque no comprenda los motivos o las intenciones de mi ex pareja, aunque me sienta confundido/a, eso no me paraliza. Las decisiones de las personas no siempre son totalmente racionales, lógicas y congruentes. Muchas veces tenemos deseos y necesidades en conflictos.
  • Si yo fui la/el que terminó la relación, también tengo derecho de sentirme herido, triste o confundido.
  • Voy a poner energía en lo que me llena, no en lo que me drena.

Otra manera de calmar la ansiedad es centrándonos en el cuerpo:

  • Haciendo ejercicios de relajación.
  • Respiración consciente.
  • Yoga.
  • Meditación.
  • Mindfulness.

Aquí te dejo un ejercicio muy bueno para calmar la tormenta emocional después de una ruptura amorosa. 

Es un video que hice especialmente para este post, haz clic en la imagen para verlo. 

 

BAJAR LOS PENSAMIENTOS OBSESIVOS:

Es muy común que después de que se termine una relación, vengan muchos pensamientos obsesivos, es decir, que se repiten constantemente y que surgen como si tuvieran vida propia:  ¿Qué hice mal? ¿Qué fue lo que pasó? ¿Qué es lo que quiere él o ella? ¿Está con alguien mas? ¿Qué estará haciendo? ¿Pensará en mi? . Estos pensamientos no vienen solos, conllevan una carga emocional que nos hace sentir bastante ansiedad y muuuuchas otras emociones negativas.

¿Sabes a qué se parecen esos pensamientos obsesivos? a las ventanas emergentes o “pop-ups” que salen en internet. Recuerdo que esto me lo dijo una paciente con la que trabajé y se me quedó grabado.

¿Qué hacer con estos tipos de pensamientos?
  • No sirve tratar evadirlos directamente: si te dices a ti mismo “deja de pensar en X” tu mente automáticamente pensará sobre eso. Es como si te dijera: “no pienses en un elefante azul” y es exáctamente lo que se te vendrá a tu mente.

 

  • Algo así..

La mejor estrategia contra la obsesión es un balance entre lidiar con los pensamientos negativos obsesivos y la distracción. 

Lidiando con los pensamientos obsesivos
  • Cuando empieces a tener pensamientos obsesivos, haz algo proactivo con ellos.  Por ejemplo:
  • Escríbelos en un diario: los diarios no son sólo para los peques o los escritores, son para adultos también.
  • Conviértelos en un pedazo de arte: un dibujo o una historia.
  • Habla con alguien: un amigo de confianza, un familiar, un psicólogo o mentor.
  • Dite a ti mismo: “Este es sólo mi circuito que se está activando”. Sé un testigo de lo que está pasando en tu mente en vez de identificarte por completo.

Distrayéndote de pensamientos obsesivos

Está comprobado que mientras más piensas sobre algo, más fuerte se vuelve ese circuito en tu cerebro. Es como cuando un perro corre en el mismo lado del jardín, cada vez es mas fácil correr por el mismo lado.

Si te encuentras pensando de nuevo cosas que te hacen sentir deprimido, haz algo proactivo con esos pensamientos.

Después de darle la atención proactiva a estos pensamientos y sentimientos, enfócate en algo que te distraiga de manera sana como por ejemplo ejercicio, películas cómicas o un nuevo hobbie. Hablo más sobre esto en la parte de “Distracciones sanas”.

Prueba diferentes distracciones, no te desanimes si no tienen el efecto deseado. Sigue perseverando.

DISTRACCIONES SANAS:

La definición de una distracción sana es aquella que: te aporta emociones positivas o neutrales, contribuyan a tu bienestar general, no generen adicción, no hagan daño a los demás.

Aquí te doy una lista de 23 distracciones sanas. Puedes copiarlo o imprimirlo.

DESCANSAR EN UNA RED DE APOYO:

No te cargues con todo el trabajo tu sólo.

Busca amigos con los que tienes confianza y que sepan escuchar. Las charlas con gente que te apoya, son sanadoras.

Apóyate en familiares que pueden comprenderte y hacerte sentir mejor. Incluso, estos momentos pueden servir para acercarte mas a tus familiares.

Busca apoyo “formal”: de un mentor, psicólogo o coach. Especialmente si lo que sientes te esta afectando fuertemente en otras áreas de tu vida, si te sientes estancado, si se ha abierto una herida pasada o si sospechas que estas llegando a tener síntomas depresivos, como por ejemplo: pérdida de energía, cambios en la alimentación y el sueño, culpa, irritabilidad, inhabilidad para sentir el placer, dificultad de concentración durante varias semanas seguidas sin cambio.

Los grupos son muy sanadores también. Grupos de apoyo religiosos o psicológicos. Incluso grupos de canto, teatro, baile, que ayuden a expresarte corporalmente.

En resumen:

¿Cómo olvidar a mi ex? = Tiempo + Auto-cuidado + bajar la culpa y ansiedad + bajar los pensamientos obsesivos + distracciones sanas + descansar en una red de apoyo

Un poquito más sobre la tristeza. 

Aunque a veces parecemos toreros evadiendo el toro de la tristeza, hemos de dejar que el “toro” salga del rodeo antes que nos de un cuernazo.  (No sé de dónde salió ese ejemplo :p) Pero espero que haya dado mi punto.

La tristeza es importante en nuestra vida,  porque nos indica que acabamos de tener una pérdida o que estamos experimentando dolor.  ¿Nadie quisiera dejar de sentir dolor en el cuerpo verdad? Necesitamos saber cuando nuestro estómago nos duele o cuando algo nos quema, es parte de la prevención. De la misma forma, la tristeza nos hace saber que algo doloroso está pasando en nuestra vida.

Beneficios de la tristeza:

De hecho, la tristeza nos recuerda nuestras prioridades.  Nos hace apreciar lo bueno. Nos vuelve mas sensibles. Nos hace mas compasivos y empáticos a los demás. Sirve además de empuje para buscar consuelo en otros, así como da señales para que los demás se acerquen y nos conforten.

La tristeza no ha de ser confundida con la depresión. La depresión es un estado que no nos ayuda y tiene que ver con pérdida de energía, cambios en la alimentación y el sueño, culpa, irritabilidad, inhabilidad para sentir el placer, dificultad de concentración. Irónicamente, la depresión se puede activar cuando tratamos de reprimir la tristeza, la rabia, el enfado.

¿Quieres obtener mi apoyo personalizado? Ingresa a esta página para obtener acceso a mi agenda y PROGRAMA tu cita online.  Trabajo con personas de todo el mundo vía Skype y con individuos y parejas de forma presencial en Guatemala.

Cómo olvidar a mi ex
¿Te gustó? Comparte el contenido en:Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

4 pensamientos en “Cómo olvidar a mi ex

  • Marzo 17, 2018 a las 5:50 pm
    Enlace permanente

    Gracias Natalia Como siempre dandonos los mejores consejos,Gracias por estar con todos nosotros,yo estoy lidiando con el proceso de duelo de 5 años de relación,pero ya siento que lo estoy superando,que Dios te Bendiga.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *