Hace poco vi un video de la doctora en psicología, Pat Love. Me encantó la forma cómo describe lo parece ser un misterio en la psicología. A veces, cuando obtenemos lo que más queremos y más deseamos, lo dejamos ir o lo estropeamos. O cuando alguien nos trata bien, desconfiamos y nos alejamos. Sin embargo en ocasiones sí seguimos ahí cuando alguien nos trata mal.

Cuando en nuestra niñez sufrimos falta de amor, y en la adultez alguien nos da muestras reales de cariño,  no siempre sabemos cómo recibirlas y a veces inconscientemente alejamos a la persona que nos lo está dando.

En este video la doctora Love (sorprendentemente su apellido real :P), habla acerca de porqué pasa esto y qué aconseja a sus pacientes para poder superarlo.

P.D: Traduje esta grabación casi palabra por palabra, espero que lo disfrutes y te sea útil: 

“La ansiedad que surge cuando  te mueves a un nuevo comportamiento es normal y esperada, es por esto que siempre me veo diciendo a mis pacientes: “Siente la emoción, pero haz lo correcto”. “Siente la emoción, pero haz lo correcto”. Porque nuestras emociones tienen su raíz en la historia personal.

Yo tuve que aprender por ejemplo, cómo ser cercano a alguien, ya que mi ansiedad no me dejaba. Esto es un punto importante, cuando uno anhela algo, se vuelve una fuente de dolor.

Déjame explicarte esto:

Cuando yo estaba creciendo,  anhelaba ser tratada con cariño. No tengo ninguna memoria de que mi padre me haya tratado con cariño, y eso que tengo una buena memoria. Lo recuerdo a él acariciando a las mascotas, pero ningún recuerdo de él abrazándome, cargándome,  tocando mi cabello o dándome un beso en la mejilla. Ninguna memoria de esto.

Cuando anhelas algo, el cerebro asocia esa actividad con dolor.

Entonces mi cerebro está configurado en experimentar dolor o ansiedad alrededor del cariño físico.

Luego, más adelante, cuando alguien se acercaba a abrazarme, mi ansiedad salía a relucir porque me decía a mí misma: “te van a hacer daño”, para mí, el cariño físico equivalía a dolor.

Entonces, esto es lo que tienes que hacer, si tienes una historia parecida a la mía: “Siente la emoción pero haz lo correcto”.

Es por esto que guiarnos por nuestros nuestros valores es mejor que guiarnos sólo por nuestros sentimientos.  “Sigue a tus sentimientos” es un mal consejo en muchas ocasiones, porque tus emociones están arraigadas en tu historia, si no te están moviendo hacia tus valores y metas en tu vida.

Tú puedes manejar las emociones, has de sentirlas pero tomar una decisión consciente.  En vez de sólo sentir  las emociones, (porque si yo hubiera dejado llevar por mis emociones, nunca hubiera disfrutado la alegría del afecto y del cariño.)

Déjame mostrarte cómo esto se manifiesta, porque creo que esto es extremadamente importante para aquellos que hemos vivido negligencia, abuso, rechazo o cualquier otra circunstancia de estas y queremos tener una relación sana en la adultez.

Cuando anhelamos algo, se vuelve una fuente de dolor y cuando por fin lo obtienes en tu vida, el anhelo termina pero el duelo comienza. (el duelo de nunca haberlo tenido antes) por lo que conseguir lo que quieres, puede sentirse muy incómodo.

Así que tienes que manejar esa ansiedad, esas emociones, y seguir en la relación.

Siente las emociones y sigue en la relación. Claro que no te quieres quedar en una relación abusiva. En mi historia, yo confundía la indiferencia con amor, porque mi mente estaba programada para pensar: “ah, eso es amor”.  Entonces,  ahí es donde viene la utilidad de tener gente en nuestra vida que nos guíe, como por ejemplo amistades cercanas con las que confiemos o un psicólogo. Ellos pueden ser objetivos, porque tus emociones están enraizadas en tu historia y no siempre te llevan donde quieres ir.

Cuando obtienes algo lo puedes perder, y es por esto que tienes miedo y ansiedad. Pero tu quieres amar de nuevo, disfrutar el momento, estar presente, así que cuando la ansiedad sube tu tienes una opción. Realmente tienes una opción.

Si le “das de comer” a esas emociones van a crecer, pero si sigues en el curso y te enfocas puedes manejarlo.  Es increíble el poco tiempo que las emociones se quedan si te sigues moviendo en una dirección positiva. Tenemos mucho más control ante esto de lo que pensamos, y me llevó muchos años entenderlo.

Yo pensaba que tenía que seguir las emociones y ésto no siempre es el mejor consejo.”

¿Quieres obtener mi apoyo personalizado? Ingresa a esta página para obtener acceso a mi agenda y PROGRAMA tu cita online.  Trabajo con personas de todo el mundo vía Skype y con individuos y parejas de forma presencial en Guatemala.

Cómo amar y ser amado después de una niñez con carencias o dolor.
¿Te gustó? Comparte el contenido en:Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *