¿Cuáles son las necesidades de apego?

Las necesidades de apego

¿Alguna vez has tenido una sensación corporal intensa de abrazar a alguien más? ¿de ser escuchado por alguien? ¿de sentir que perteneces de verdad? Si lo has sentido, no estás sólo. Esta es una experiencia humana.

Yo lo he sentido en varias ocasiones y en esos momentos tengo el claro recordatorio de qué tan importante es la familia, los amigos, los seres queridos, la empatía.

El ser humano es un ser complejo, necesita tanto independencia como conexión con los demás. Hablar de independencia es popular y fácil, especialmente en esta cultura en donde la vemos por todos lados, sin embargo, hablar de dependencia efectiva o conexión es menos común aunque últimamente está cambiando con diferentes publicaciones y  libros como “Lost Conecction” o “Conexión Perdida” de Johann Hari, en el que habla sobre la conexión emocional como un gran protector contra la depresión. La correlación entre los vínculos emocionales y el bienestar ha sido estudiada en numerosos estudios.

Según el psicólogo Marshall Rosenberg, todos tenemos necesidades y estas son las que nos hacen sentir vivos, son como la fuerza de vida. Gran parte de nuestras necesidades giran alrededor de otras personas.

El apego

El apego es un vínculo emocional duradero en el tiempo que conecta a una persona y a otra (parafraseando a John Bowlby, el pionero de esta teoría). El apego se forma con nuestros cuidadores de primero, sin embargo de adultos, también nos apegamos a nuestra pareja y seres queridos.

El apego es un sistema biológico-mental de nuestro cuerpo que nos motiva a buscar refugio en los demás, a regular nuestras emociones con otros y a utilizar estas conexiones como base segura para explorar el mundo.

Las necesidades de apego

Todos tenemos diferentes necesidades de apego, quiere decir, necesidades que giran alrededor de lo vínculos emocionales y estas son:

La necesidades de ser:

  • Amado
  • Importante
  • Valioso
  • Seguro
  • Apreciado
  • Protegido
  • Cuidado
  • Aceptado
  • Escuchado
  • Comprendido
  • Validado
  • Tomado en cuenta
  • Respetado

Es importante que podamos expresar las necesidades de apego a nuestra/s figura/s de apego y esto no quiere decir “ser demasiado necesitado” <needy>. De nuevo, todos necesitamos de los demás y eso está bien. Sí, también necesitamos nuestra independencia y es por esto que, como muchas cosas en la vida, la clave está en el balance.

¿Cómo no ser “demasiado necesitado”?

Al momento de expresar nuestras necesidades de apego hemos de ser lo más vulnerable y asertivo que podamos, evitando criticar o demandar a los demás, dando lugar a que la otra persona pueda tener opción de responder con libertad sin sentirse culpable o ansioso.

Ejemplos de expresiones sanas sobre las necesidades:

  • Me encantaría verte hoy, te extraño.  (necesidad = amor, conexión)
  • Necesito que por favor me escuches, lo que te digo es muy importante para mi. (necesidad = comprensión o escucha)
  • Apreciaría mucho tu consejo en estos momentos. (necesidad = apoyo, protección)
  • Me he estado sintiendo inseguro en la relación y necesito clarificar. (necesidad = seguridad)

Ejemplo de expresiones no sanas sobre las necesidades:

  • Nunca soy la prioridad para ti, siempre pones a los demás primero. (necesidad = importancia, valor, amor)
  • No te creo, tú nunca haces nada para mi, siempre tienes motivos ocultos. (necesidad = seguridad)
  • Hoy no puedo salir, tengo que quedarme trabajando tarde <cuando en realidad no tienes trabajo>.  (necesidad = espacio, independencia).
  • Pero dime de nuevo, ¿sientes algo por tu compañero de trabajo? <después de haber preguntado diez veces en las últimas semanas>. (necesidad = seguridad)