Dicen que cabeza es un mundo

Entonces, para llevarnos bien con los demás…

Hemos de poder ser astronautas

La herramienta básica para poder sumergirnos en nuestro mundo y el mundo de los otros se llama: Mentalización

Mentalización es: “La capacidad de interpretar el comportamiento propio o el de otros a través de la atribución de estados mentales” Fonagy

¿Qué quiere decir esto?

Mentalizar es la capacidad intuitiva que tenemos de entender el proceso mental de otras personas – sus emociones, intenciones, deseos y pensamientos que motivan su comportamiento – y simultáneamente entender nuestra propia mente.

Por ejemplo:

Una amiga me responde bruscamente en el trabajo, cuando le pregunto si va a almorzar pronto. Al mentalizar, yo me pregunto ¿que sentirá? ¿que le pasará? ¿por qué habrá contestado así? y puedo imaginarme que tal vez está de mal humor, tal vez ha tenido un mal momento con el jefe, o tal vez puede estar molesta con alguien mas o conmigo.

Por lo tanto puedo preguntarle lo que le pasa. Sin embargo no hago una conclusión aún ya que pueden haber muchos motivos. Me mantengo abierta a diferentes explicaciones. No juzgo inmediatamente.

Si por el contrario, al escuchar su respuesta brusca, deduzco sin cuestionarme que está enfadada conmigo y le contesto de forma dura, habré dejado de mentalizar.

También puedo mentalizar acerca de mis propias acciones. Por ejemplo, al sentirme nervioso/a ante un amigo la otra noche puedo preguntarme ¿por qué estaba nerviosa? ¿que estaba pensando? ¿qué estaba sintiendo? y puedo llegar a la conclusión que esa persona realmente me atrae o me intimida.

Mentalizar es la piedra angular de la inteligencia emocional. Es lo que nos permite hacer sentido de nuestras emociones, pensamientos, conductas y las de los demás.  Sin ésta, daríamos por sentado que todo lo que percibimos e interpretamos es realidad absoluta.

Cuando nos sentimos en peligro, nos es difícil mentalizar

Aunque la evolución nos ha hecho capaces de mentalizar, también nos ha hecho capaces de inhibir la mentalización en momentos de amenaza o estrés. No podemos reflexionar tranquilamente mientras corremos o luchamos por nuestra vida. Es por esto que cuando nuestro cerebro detecta una amenaza grande, cierra la puerta a la reflexión y mentalización.

Si al discutir, nuestro cuerpo se altera y activa el modo de “lucha/huida” es mejor que nos demos un tiempo ya que no podremos usar la empatía, no podremos reflexionar sobre las emociones, percepeciones, pensamientos del otro de una manera abierta, receptiva y sin crítica.

Mentalizar y  el apego

Una persona con apego seguro, tiene una capacidad equilibrada de mentalización, mientras que una persona en estado de apego ansioso o evasivo tienen dificulta de mentalizar.

Por ejemplo:

  • Si tu novio/a no te ha llamado y piensas rápidamente que ya se está aburriendo de ti o que está enojado contigo.  (Una conducta de apego ansioso)

En este caso, no estás utilizando la mentalización ya que hay muchas otras razones por las que tu novio/a no te ha llamado. Pero sólo puedes enfocarte en las razones que tienen que ver contigo, sin pensar que hay otros factores que pueden ser sólo de él o ella.

En vez de eso puedes preguntarte: ¿como estará el o ella? ¿que podrá estar pasando por su mente? ¿Cuáles son otras de las razones por las que podría no llamarme, a parte de mi?

  • De repente te sientes defensivo cuando tu pareja te hace preguntas íntimas y terminas discutiendo con tu pareja. Le etiquetas de entrometido/a. (Una conducta de apego evasivo)

En este caso, no estas mentalizando ya que en vez de preguntarte ¿por qué me pongo a la defensiva cada vez que mi novia intenta saber más de mi vida? lo que haces es concluir que él/ella se está metiendo donde no debe y punto.

En vez de eso, puedes preguntarte: ¿que temo que pase si me abro hacia ella? ¿cómo me siento? ¿de dónde viene esta emoción?

¿Que tan desarrollada es tu capacidad de mentalizar?

Mientras más “si” respondas, mejor es tu capacidad es de mentalizar.

-¿Te consideras una persona flexible y abierta de mente?

-¿Consideras lo que los demás pueden estar sintiendo, pensando, creyendo, deseando antes de realizar un juicio sobre el comportamiento?

-¿Evitas asumir el comportamiento de otros y más bien haces preguntas?

-¿Evitas generalizar o etiquetar a las personas?

-¿Consideras un tono de grises en cuanto a las situaciones? Es decir, no piensas en forma de “blanco”/”negro”

-¿Consideras las circunstancias excepcionales de cada persona antes de asumir sus intenciones? por ejemplo, puedes decir: “de pequeño, estaba seguro/a que no le importaba mucho a mi mamá, pero después de haber escuchado cómo ella fue criada por mi abuelo, ya no estoy tan seguro”

– Tiendes a preguntarte a ti mismo: ¿como me siento? ¿qué es lo que creo acerca de esto? ¿de dónde viene esta creencia? ¿qué es lo que deseo? ¿por qué me comporté de esta manera? (desde una actitud de curiosidad y aceptación no de crítica)

-¿Estás consciente que el conocimiento de ti mismo y de los demás es siempre incompleto? es decir, que nunca puedes decir “yo lo/a conozco totalmente” o “yo siempre sé cuando dice la verdad o la mentira”.

-¿Intentas no equivaler tus sentimientos con las intenciones del otro? Por ejemplo: El que me haya sentido burlado no quiere decir que su intención era burlarse de mi.

-¿Eres consciente que ambas personas pueden sentirse de forma distinta sobre un escenario y que ambas pueden tener validez? Por ejemplo, yo me pude haber sentido herido por ti y tú te pudiste haber sentido engañado y ambas percepciones son válidas.

¿Cómo desarrollar mas la capacidad de mentalizar?

– Trabajar en conocer mis estados mentales preguntándome genuinamente y con curiosidad:

¿Cómo me siento? ¿Porqué me estoy comportando de esta manera? ¿Qué necesidades tengo? ¿Que quiero? ¿Qué pensamientos estoy teniendo? ¿Cómo mis pensamientos están activando mis emociones?

– Trabajar en conocer los estados mentales de los otros preguntándome con curiosidad:

¿Por qué creo que él o ella se comportó de esa manera? ¿Será que estoy interpretando bien el comportamiento del otro? ¿Cómo creo que se siente el otro? ¿Qué otras razones puede tener para comportarse así?

-Identificar que cuando estoy estresado, ansioso o deprimido mi capacidad de mentalizar será mas baja y he de esperar un mejor momento para hacerlo.

-Meditar y practicar mindfulness o percepción unitaria. Estas ayudan a poder observar las emociones o pensamientos sin identificarse completamente con ellas y también aportan relajación y paz, que son necesarias para poder mentalizar.

Beneficios de la mentalización

-Nos ayuda a ser emocionalmente inteligentes, a tener relaciones más profundas y sanas.

-Nos regula la intensidad de nuestras emociones.

-Nos permite actuar conscientemente en vez de reaccionar, es decir ser menos impulsivos en nuestras palabras y actos.

-Nos ayuda a ver con perspectiva cualquier situación y nos da flexibilidad para considerar diferentes escenarios.

-Es la mejor herramienta que tenemos para conocernos a nosotros mismos a profundidad. Nos ayuda darle sentido a nuestras acciones, emociones y pensamientos.

-Incrementa la habilidad de relacionarnos con más compasión y empatía, tanto con nosotros mismos, como con los demás.

Si cada cabeza es un mundo, hemos de ser expertos astronautas
¿Te gustó? Comparte el contenido en:Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *