Buenos acompañamientos musicales para este post: Amelie ,Comptine d’un autre été  o John Barry, Somewhere in time.  Este post viene de un momento de inspiración, espero que te sea de valor.

______________________

Todos los seres humanos nos sentimos solos a veces.

Es cierto.

Y no estás solo en eso.

¿Has sentido en todo tu cuerpo ese deseo de querer ser entendido, aceptado, visto por quien eres?

Yo si.

Estoy segura que tú también.

En el fondo, todos queremos amor.  Aunque por fuera mostremos las “espinas del puerco espín” que tiene miedo. Todos, sin excepción, queremos amor. Algunas veces ya no lo reconocemos.

Y nadie puede ser nuestro salvador

Nacer, es nacer solos.

Nadie nos puede hacer sentir diferente por magia. Depende de nosotros el recibir el amor, el generar el amor.

Aunque le presentes el mismo problema a cien personas, ninguna va a poder decir finalmente: “ok, yo me hago cargo de tu problema”, porque no puede. Nadie puede.

Aceptar que de alguna forma estamos solos, es una tarea importante, es una tarea existencial.

Es nuestra condición humana.

Pero todos estamos en la misma condición

No eres el único que está solo en cuerpo, en mente. Mira a tu alrededor: todos están igual.

Irvin Yalom dice: “somos como barcos en el agua, ningún barco puede cargar al otro pero sí nos podemos acompañar”

Nos podemos acompañar por todo este camino, tomados de las manos.

Acompañemonos en la soledad

No podemos vivir la vida por nadie, pero si podemos darnos mucho amor, mucha comprensión.

Observemos debajo de las frustraciones, de las quejas, de las defensas esta esa parte que solo desea ser abrazado, entendido, escuchado.

Qué bien se siente existir en la mente del otro, ser considerado en la mente del otro.

Bajemos las defensas, las defensas psicológicas: atacar, defenderse, victimizarse, evadir, criticar. Estas sólo nos llevan sufrimiento y generan sufrimiento.

El amor completo

Que el amor empiece desde adentro y se desborde hacia todos los demás.

Agradecer, aceptar, comprender, tener compasión, considerar son todo parte del amor.

Que el amor empiece como un punto de luz en tu corazón, y se extienda en todo tu corazón, calentándolo. Que recorra todo tu pecho y se expanda por medio de tus respiraciones profundas. Que salga por tus poros y rodee tu sofá, tu silla, el piso. Que se extienda a quienes tengas cerca.

Todos estamos juntos en esto. Hagámonos la vida más fácil, todos queremos lo mismo, afortunadamente. 

Y tenemos mas poder del que imaginamos

Aunque no podemos vivir la vida por nadie, aunque no podemos quitarle el sufrimiento a los demás, sí tenemos más poder del que imaginamos, para mostrarle a la otra persona que la entendemos, la tenemos en nuestra mente y corazón.

Sentirse realmente aceptado y comprendido, es un evento que transforma.

Una reflexión sobre la soledad
¿Te gustó? Comparte el contenido en:Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *