Las afirmaciones son frases que a veces repetimos con el objetivo de calmar nuestras emociones o fortalecer creencias.

La “reina de las afirmaciones” es por supuesto Louise Hay. ¿has escuchado sobre ella?

Algunas afirmaciones pueden ser:

  • Me amo
  • Me permito cometer errores, no soy perfecto
  • Esto va a pasar
  • Me perdono y me libero

Cómo sí hacer afirmaciones y cómo no

Para sacarle todo el jugo a la afirmaciones hemos de poder sintonizarnos realmente con lo que estamos diciendo. Hemos de poder entrar en un diferente estado mental y nuestro cuerpo ha de relajarse y expandirse al repetirlo.

Las afirmaciones no nos sirven si sólo las repetimos tal cual un loro repite las frases que escucha. Lo que nos cambia por dentro, no son los sonidos que hace nuestra boca o la forma en cómo unimos las sílabas.

Cómo sintonizarnos con las afirmaciones para que tengan un efecto positivo real

Quiero que hagas conmigo un experimento que dura sólo unos segundos. Es la mejor manera que puedo explicar este concepto.

1era parte

Busca en tu mente a alguien que amas o que le tienes mucho cariño.

¿Ya lo tienes?

Dilo en voz alta (si no puedes decirlo en voz alta, hazlo en voz bajita o tipo ventrílocuo)

“Yo amo a ….”

“Yo le tengo mucho cariño a …”

¿Como se sintió eso en tu cuerpo? 

Mucha gente reporta una sensación de relajación, expansión, calor en el corazón o simplemente una sensación de certeza.

Eso quiere decir que estabas “sintonizado” con lo que dijiste.

2da parte

Ahora, vamos a hacer la otra parte del ejercicio.

Quiero que pienses en algo que no te gusta, puede ser una persona, una comida, una experiencia.

Cualquier cosa.

Pero exprésalo como SI te gustara.

Por ejemplo si no te gustan las aceitunas, di: “Me encantan las aceitunas”.  Si no te gusta el calor, di: “Me encanta el calor”.

¿Listo?

“Me gusta el/la ……”

Dilo en voz alta.

¿Como se sintió eso en tu cuerpo? 

Mucha gente siente como una contracción, una repulsión o simplemente una sensación de poca certeza difícil de explicar.

Eso es lo que se siente al no estar sintonizado con lo que dices.

Para que una afirmación sea efectiva, has de poder sintonizarte con ella.

Al momento de escoger una afirmación para cualquier cosa que estés pasando, elige una frase que resuena contigo, con la que te puedas sintonizar. Puedes probar diferentes afirmaciones y sentir si puedes conectarte con ellas.

Yo he encontrado que las afirmaciones que mas me sirven tienen que ver con cosas que yo sí puedo controlar ya que con ellas si puedo sintonizarme.

Por ejemplo:

Si tienes un examen pronto y quieres estar mas tranquilo, podrías decir “voy a sacar 100 en el examen” pero probablemente no puedas sintonizarte con esa frase ya que vendrán inmediatamente las preguntas “¿y si no? lo más seguro es que saque menos.” Por lo que no te servirá de mucho la afirmación.

Tal vez prefieras usar la frase de “Daré toda mi atención en este examen” o “Yo puedo manejar cualquier resultado” o “Me permito dar todo mi atención y concentración mientras dure la prueba”.

Otro ejemplo:

Si sientes que no te das todo el valor y que tienes baja autoestima, podrías decirte: “soy una persona genial en todo sentido” pero puede ser que te cueste sintonizar con esa afirmación, por lo que no será efectiva. Tal vez tu mente crítica te diga: “no en todo sentido, hay cosas que no” o tal vez te recuerdes de momentos en los que sientes haber fallado.

En vez de eso, puedes “probarte” diferentes afirmaciones como: “Me permito amarme”, “Me permito sentir mi valor”, “Me doy el permiso de encontrar mi valor”, “Me amo”, “Me cuido”.

Juega con diferentes afirmaciones, hazlas tuyas y repítelas a ti mismo en tu proceso de cambio. 🙂

 

La mejor manera de hacer “afirmaciones”
¿Te gustó? Comparte el contenido en:Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *