Si no has leído el primer post sobre “los primeros pasos para perdonar una infidelidad”, te recomiendo que lo leas ahora para sacarle mayor ventaja a esta segunda parte.

Aún así vamos a hacer un pequeño resumen.

Estos son los primeros pasos para poder perdonar una infidelidad:

  • Cumplir con los pasos básicos: la relación con la tercera persona debe estar terminada, ambos deben estar dispuestos a trabajar en la relación y la persona que ha traicionado debe admitir responsabilidad.
  • Ambos deben de entender las posibles consecuencias de una infidelidad, por ejemplo, es posible que se desarrolle en la persona traicionada un estés post-traumático. Ambos necesitan paciencia para superar los efectos de la traición.
  • Confesión: el que ha traicionado debe estar dispuesto a responder todas las dudas del traicionado, excluyendo los detalles sexuales, que sólo harían aumentar el trauma.

Una vez se han dado estos requisitos, vamos a explorar los siguientes pasos para perdonar una infidelidad:

Primeros pasos para perdonar una infidelidad (3)

Cambio y transparencia:

Este paso tiene que ver con la historia de Pedro y el lobo. Pedro bromeó sobre el Lobo tantas veces que al final, cuando el Lobo de verdad estaba presente nadie le creyó. Lo mismo puede pasar con una infidelidad.

En la mente del traicionado pueden persistir diálogos obsesivos:  “¿Si me ha negado varias veces una aventura, cómo sé que ahora sí dice la verdad?” “¿Será que no tuvo más remedio que confesar, pero ahora acepté seguir, volverá a lo mismo?” “El/ella dice que no… pero ya me ha mentido anteriormente.”

Jhon Gottman, dice en su libro:Qué hace que el amor perdure”: “El que traicionó no puede esperar que la pareja acepte con seguridad y tranquilidad que la infidelidad es historia. No importa cuántas veces la pareja diga “te lo repito, está terminado”, la pareja necesita pruebas.

La única manera que el traicionado pueda aceptar que ya no existe infidelidad es que a la par de las palabras correctas, existan las pruebas que lo confirmen. Eso significa que la persona que traicionó debe actuar con total transparencia. El traicionado puede pedir durante el tiempo que necesite, acceso a sus cuentas de teléfono, cobro de tarjetas, calendario, etc. Podría parecer esto una total invasión de la privacidad, sin embargo en la mayoría de ocasiones es necesaria.

Debe de haber un acuerdo mutuo acerca de la hora de llegada, restricciones a algunos lugares, por ejemplo,  a bares o a gimnasios donde la infidelidad se dio. La pareja debe de hacer una lista  (sin ánimo de venganza, pero con total honestidad) aquellas conductas que necesita de parte de su pareja para volver a confiar.

Existen situaciones más complicadas, por ejemplo, si la infidelidad se dio con el jefe, subordinado o compañero de trabajo. El cambio de empleo puede que no sea factible, sin embargo debe de existir un compromiso total y verificable de evitar a la persona lo más que se pueda.

El que traicionó debe cambiar las actitudes y comportamientos que adoptó mientras tenía la infidelidad.

Entender lo que pasó:

Casi en todas las relaciones, la infidelidad es un síntoma de que la pareja se encuentra en problemas.

El objetivo no es intentar responsabilizar al traicionado de la infidelidad,  si no mas bien entender qué fue lo que hizo que la pareja se desconectara.

Vale la pena hacer preguntas como ¿Porqué el que traicionó se alejó y se comprometió en comparaciones negativas? ¿Qué factores influyeron para que buscara a otras personas para satisfacer sus necesidades? ¿Qué hizo detonar la búsqueda de otras personas? ¿Por qué se permitió cruzar el límite?.

Es muy importante que este paso sea constructivo y se busque fortalecer a la pareja entendiendo las vulnerabilidades de ambos.

Una pareja puede estar más conectada y fuerte después de una infidelidad si se trabaja en mejorar la relación en general, no sólo en superar la crisis.

Entender las razones del reencuentro: 

Imagínate que tu mejor empleado decide irse a trabajar a la competencia y se va durante un año.  Si de repente  queriendo ser de nuevo tu empleado, seguramente te preguntarás, ¿por qué decide regresar? ¿Realmente está comprometido con esta empresa? ¿Porqué se fue y por qué quiere volver a trabajar aquí?

Algo parecido sucede después de una infidelidad. La persona traicionada debe comprender por qué el que traicionó quiere reparar la relación. Si las razones no son muy claras, puede que exista duda acerca del compromiso ¿Será que realmente quiere regresar conmigo? ¿Estará comprometido a trabajar en la relación?.

El costo de las futuras traiciones. 

El que traicionó debe saber que habrán consecuencias catastróficas a engaños posteriores.

John Gottman cree que la amenaza real de dejar la relación si se da un segundo engaño, hará que se disminuya la posibilidad de que vuelva a ocurrir.

Yo considero que, si la pareja decide dar un ultimátum, debe apegarse a las consecuencias y terminar la relación si se vuelve a incurrir en una infidelidad.

¿Que pasa cuando ya se han perdonado varias infidelidades? pienso que eso puede quedarse atrás sin embargo ser firme en cuanto a la presente infidelidad y sus consecuencias para las futuras.

Es necesario considerar todas las consecuencias antes de dar el ultimátum y ser firmes en cuanto a la decisión. Lo peor que podríamos hacer es amenazar para luego no cumplir, ya que el que traiciona recibirá el mensaje incorrecto: No existen consecuencias graves o las amenazas no se cumplen.

Finalmente, comenzar a perdonar.

¿Que debe de hacer el que traicionó para reconstruir la confianza y acercar el perdón?

  • Pedir disculpas sinceras, las veces que necesite su pareja.
  • Mostrarle de diferentes maneras amor y cariño.
  • Permanecer paciente ante los posibles síntomas de estrés post-traumatico (vigilancia constante, sospecha, paranoia, ansiedad, pesadillas, recuerdos, temor e ira).
  • No responder a la defensiva ante los reclamos repetidos o echarle a la culpa a la pareja por “empujarle a los brazos de otra persona”.

¿Que debe de hacer el traicionado para fomentar la confianza y comenzar a perdonar?

  • Estar dispuesto a confiar y cooperar, aún en la incertidumbre y los fallos* de la pareja.
  • Mantener el corazón abierto para volver a conectarse, si se dan las condiciones correctas.
  • Observar los posibles síntomas de estrés post-traumático y trabajar en ellos. Saber que son respuestas normales, pero que pueden retrasar el proceso de reconciliación.

*Los fallos a los que nos referimos, no son el volver a seducir o dejarse seducir por otra persona, si no que una invasión del pasado que produzca malestar. Por ejemplo, el traicionado puede encontrarse al azar con la tercera persona en un centro comercial, o la pareja puede recibir un regalo del mismo lugar al que le envió a su amante (debido a que el traicionado no se recordaba por ejemplo).

A veces me he encontrado con personas que me dicen “yo sé que cometí un error, pero desde que le fui infiel a mi pareja, parece que todo lo que hago está mal, me volví la peor persona y una decepción constante, ya no aguanto”.

Yo entiendo realmente las dos posiciones, sé que la parte traicionada necesita tiempo para sanar,  el enfado y la decepción pueden hacer que siga viendo los actos de su pareja bajo un filtro negativo, esto parece casi fuera de su control. También entiendo la desesperación del que ha traicionado de querer cambiar y observar que casi ningún cambio ejerce el efecto deseado.

En este caso aconsejo revisar todos los pasos y responder a las preguntas:

  • ¿Ha habido una confesión completa?
  • ¿El traicionado se ha atribuido la responsabilidad de la traición?
  • ¿El que traicionó ha mostrado a su pareja un total arrepentimiento y entiende las consecuencias de la traición?
  • ¿Existe transparencia total y cambio?
  • ¿Se han explorado las razones por las que la relación se desgastó y se ha hecho un intento por repararlas?
  • ¿El traicionado entiende y confía el porqué su pareja quiere volver?
  • ¿Ambos están dispuestos a reconstruir la relación?

Recuerda que el perdonar una infidelidad no es fácil, pero sí es posible si ambos están dispuestos. La relación puede reconstruirse, hasta el punto de estar mejor que antes. 

La terapia de pareja constante es la mejor alternativa para superar una crisis de infidelidad.

Te recomiendo también esta lectura extendida de Alejandro Navarrete: “Después de la infidelidad, reconstruir la confianza y recuperar la cordura” así como el libro de Jhon Gottman “¿Que hace que el amor perdure?”

____________________________________________________________________

Nota: Algunos de ustedes me han comentado historias sobre separaciones después de infidelidades. Entiendo que en muchas ocasiones una reconciliación no es posible ya que, ya sea el que traicionó no puede o no desea cambiar o el traicionado no puede o no desea perdonar (a veces ambas razones se entrelazan). En ese caso lo mejor para ambos es la separación y otra clase de perdón (el dejar ir el rencor, la ira, la tristeza, para beneficio de cada uno) y mantenerse dispuesto a volver a conectar con otra persona, no cerrarle la puerta a las relaciones profundas y sanas.

Cómo perdonar una infidelidad parte 2
¿Te gustó? Comparte el contenido en:Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Un pensamiento en “Cómo perdonar una infidelidad parte 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *