El arrepentimiento es una emoción muy poderosa.

Cuando observamos hacia atrás podemos sentirnos repletos de una sensación de enojo con nosotros mismos, decepción y frustración por el paso del tiempo.

Un  “pero… ¿¡por que dejé que pasara esto?!”.

Post interactivo

Para que puedas aprovechar más este post, conéctate con un acción u omisión de la que te arrepientas.

¿Ya?

¿La encontraste en el ámbito profesional?

¿Familiar?

¿Amoroso?

Puede que sientas una opresión en el pecho o un dolor en el estómago. 

¿Qué hacemos con esta sensación tan molesta?

Yo misma me lo he preguntado, conozco esas emociones dolorosas, en donde me he dado cuenta que he perdido oportunidades.

El efecto negativo del arrepentimiento 

El peligro es que a veces la sensación es tan fuerte, que en vez de ayudarnos a mejorar, nos hunde y nos inmoviliza.

Y según nuestras herramientas disponibles, tratamos de ahogar las emociones molestas. Nos embarcamos en comportamientos inútiles o auto destructivos.  (Típicas de nuestro niño “exterior”)

Por ejemplo:

Movemos el dedo hacia arriba o hacemos clic a foto tras foto en las redes sociales, publicaciones; Vemos películas y series que realmente nos dejan un vacío;  Dormimos más tiempo del que necesitamos;  Tomamos alcohol buscando olvidarnos de todo por un momento;  Buscamos satisfacernos con la comida o el sexo. Simplemente decidimos no decidir.

Cuando tenemos un momento de consciencia  y podemos distanciarnos de los actos “automáticos”, tal vez nos damos cuenta que no estamos ni un metro, ni una acción más cerca de lo que deseamos. Sin embargo aún así, a veces nos embarcamos de nuevo en actos inútiles o auto destructivos para ahogar otra vez las emociones.

Y es que alrededor del arrepentimiento se puede generar un círculo vicioso negativo, dentro de una atmósfera gris, pesada.

Probablemente nos pase esto sólo con un área de nuestra vida, con un momento en particular o a veces, podemos pasar por una crisis de arrepentimiento general, de nuestra vida misma.

En mi trabajo como psicóloga, observo frecuentemente la llegada del arrepentimiento cuando las personas, de forma valiente, se enfrentan a su pasado para construir un mejor presente.

Éste estado es peligroso, ya que puede hacer que las personas decidan no seguir trabajando.

La frase poderosa que nos catapulta fuera la atmósfera gris

Despejando el humo (1)

Normalmente recurro a una frase de mi psiquiatra y escritor favorito, Irvin Yalom, cuando observo en mí misma una sensación de arrepentimiento, o en los demás.

En su libro “El verdugo del amor”, en donde trata a Philis, una mujer de unos 60 años, ésta le dice: “Tengo mucho remordimiento acerca de lo que he hecho con mi vida o, más que todo, lo que no he hecho”. 

Yalom reflexiona: “Mi corazón fue con Philis en ese momento. Quise decir desesperadamente algo útil” 

Esto es lo que Yalom le contestó a su paciente, y lo que nos podemos contestar a nosotros mismos:

“Si observamos demasiado el pasado, es fácil llenarnos de arrepentimiento. Pero lo importante es dirigir la mirada hacia el futuro. Tenemos que pensar acerca del cambio. Lo que NO debe ocurrir es que dentro de cinco años miremos atrás arrepentidos cómo vivimos esos cinco años por venir.”

Y yo lo dibujo así:

arrepentimiento

En esta web he escrito sobre diferentes temas, la voz crítica, los círculos viciosos, celos, infidelidad, etc. Todo esto nos puede hacer pensar acerca del pasado y en algunos momentos, puede empezar a crearse una pequeña atmósfera gris.

Así que ¡No!

No dejes que el arrepentimiento te impida seguir el rumbo del cambio.

Seguimos en la interacción

Piensa de nuevo en aquello que te arrepientes.

Sigue estos pasos:

*Respira hondo.

*Mírate a ti mismo con compasión.

*Escribe qué es lo que has aprendido de esta experiencia o qué harías de forma distinta

*Piensa que, adoptando esta nueva actitud, dentro de cinco años podrás ver atrás y dirás, ¡wow, todo esto he cambiado!, o ¡cuánto he mejorado en esto!”

Yo he decidido hacer una carpeta específica en mi “One Note”  llamada “aprendizajes”. Ahí iré documentando todo lo que voy aprendiendo conforme los años. ¡Vamos corrigiendo el rumbo mientras avanzamos!

*¿Qué escribirás en tu carpeta?

Déjame escrito tus preguntas o comentarios, de las interacciones salen los mejores contenidos de valor. 🙂

Puedes escribirme también a mi correo personal,  contesto todos los mensajes: info@nataliagurdian.com

Cómo lidiar con el arrepentimiento
¿Te gustó? Comparte el contenido en:Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail
Etiquetado en:

3 pensamientos en “Cómo lidiar con el arrepentimiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *