¿Cómo amarse a un mismo?

El aprender a amarnos a nosotros mismos de forma consciente, es una de las mejores inversiones de nuestra vida. Es más, yo diría que es la inversión número uno.

Una nota importante:  en un nivel más “primitivo”, nunca dejamos de amarnos porque el siempre buscar sobrevivir y protegerse es una forma de amor, sin embargo a veces utilizamos palabras hirientes contra nosotros o actuamos de forma contraria a nuestro crecimiento como personas.

Te animo a que hagas un ejercicio para que el amor hacia ti mismo sea mas consciente, que lo puedas sentir y que te ayude a desarrollar todo el potencial que tienes. Para que puedas sentirte en paz contigo mismo(a) y en armonía en tus relaciones.

Recuerda: los cambios están a la vuelta de la esquina, lo único que necesitas es constancia en los ejercicios.

Este ejercicio está inspirado por la psicóloga Patti Henry

Ejercicio: cómo amarse a uno mismo usando el diálogo interno

Todos tenemos un diálogo constante en nuestra mente. Por ejemplo, cuando nos levantamos nos preguntamos “¿qué hora es?”  o cuando nos sentimos mal nos decimos “tengo que llamar al doctor”,  o cuando no encontramos las llaves nos preguntamos “¿dónde están?”.

Este diálogo es normal y siempre va a estar ahí..

Sin embargo dentro de este diálogo podemos clasificar 2 voces:

La voz crítica

Es aquella voz que está constantemente diciéndonos lo malo que somos, lo malo que hacemos. A veces incluso puede ser algo obsesiva.  Por ejemplo:

  • “Eres tonto(a)” – o raro(a), feo(a), extraño(a), aburrido(a), indigno(a).”
  • “No puedes hacer esto, acaso estás loco(a)?
  • “Wow, te estas poniendo gordo(a)”
  • “¿Qué estabas pensando? No eres nadie”
  • “¿Quién te crees que eres?”
  • “Deberías de, tendrías que…”
  • “No soy una buen hijo(a), hermano(a), papá/mamá, esposo(a)”
La voz afirmativa

Es aquella voz que te dice lo bueno que eres, haces o te brinda paz, armonía o compasión. Por ejemplo:

  • “Soy atractivo(a), listo(a), perseverante, capaz, merecedor(a)”
  • “Me perdono a mi mismo”
  • “Me acepto con amor y al mismo tiempo sigo creciendo”
  • “Soy una buen hijo(a), hermano(a), papá/mamá, esposo(a)”
  • “Tengo muchos recursos”
  • “Soy divertido(a), amigable, creativo(a)”
  • “Soy bendecido y muchas cosas buenas me pasan”
Parte práctica

¿Y tú que te dices a ti mismo(a)?

Tu voz crítica

Durante tres minutos, escribe en un papel lo que te dices a ti mismo(a) desde tu voz crítica. Para que este ejercicio sea valioso, conecta con lo que REALMENTE te dices, no lo que crees que te podrías decir.

  • Desde mi voz crítica, yo me digo:

Tu voz afirmativa

Ahora, durante otros tres minutos, escribe en un papel lo que te dices a ti mismo(a) desde tu voz afirmativa. Recuerda, escribe lo que REALMENTE te dices, no lo que crees que te podrías decir. Si mientras estás haciendo este ejercicio te interrumpe tu voz crítica, escríbelo desde ese lado. Por ejemplo, si te dices “soy una persona valiosa” y tu crítico te dice “no estoy seguro de eso” entonces escríbelo ahí.

  • Desde mi voz afirmativa, yo me digo: 
Reflexión importante
¿Quién está a cargo?

¿Cuáles de las dos voces sobresale más durante tu día? ¿Hay alguna voz más imponente que otra? ¿Donde aprendiste esa crítica? – muchas veces viene de parte de una figura materna o paterna que sigue presente en tu mente.

Si te diste cuenta que la voz crítica es mas fuerte que la voz afirmativa, hay algo muy importante que ha de cambiar. Lo que necesitamos es que tu voz afirmativa sea más clara, fuerte y constante, de tal manera que la voz crítica vaya perdiendo fuerza y puedas reconectar con lo que realmente eres. De esta manera podrás amarte más a un nivel más profundo.  Si te amas y te aceptas a ti mismo podrás esperar amor y aceptación de los demás también.  Ya no podrás tolerar un mal-trato porque tú sabes lo que vales, no será una opción.

Escoge tu nuevo “mantra”

En la recuperación de nuestro amor propio, hemos de escoger una frase que nos digamos a nosotros mismos constantemente, hasta cincuenta veces al día si hace falta.

Yo he pasado por diferentes frases: “Me permito amarme”, “Estoy bien”, “Me amo”.

Para realmente CAMBIAR has de modificar tu diálogo interno. Es la forma más efectiva y poderosa porque viene desde dentro y transforma todo a tu alrededor.

Entonces, haz lo siguiente:

1 Escoge una frase con la que identificas hasta cierto punto. Puede ser:
  • Me amo
  • Me permito amarme
  • Yo soy lo suficiente
  • Yo soy digno/a de amor
  • Soy valioso/a
  • Soy valioso/a y merezco un buen trato

También puedes crear tu propia frase, cualquiera que te haga “clic” está bien. No tienes porqué creer en esta frase al 100%, sólo date la oportunidad de que sea verdad en tu vida.

2 Repite esa frase constántemente intentando sintonizarte con ella

Repítela frente al espejo, mientras te duchas, mientras comes, mientras caminas, mientras trabajas, antes de dormir y cada vez que te acuerdes.

Tips: puedes poner alarmas en tu celular, poner recordatorios en el cuarto o en el espejo del baño. Puedes también escribir las afirmaciones en tu diario varias veces al día.

Cómo amarse a uno mismo + ejercicio
¿Te gustó? Comparte el contenido en:Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *